Tener “alergia” al trabajo podría ser cierto.

¿Os ha pasado alguna vez que llegas al trabajo y empiezas a encontrarte mal? Sientes que tienes alergia a trabajar, te lo tomas a broma pero puede ser verdad. El edificio, el aire que respiras, las paredes que te rodean … afectan a tu salud.

Picture of young colleagues work in office using computers. Looking aside.

En 1982, la Organización Mundial de la Salud  (OMS), afirmó la existencia del Síndrome del Edificio Enfermo (SEE) y lo definió cómo:

“…el conjunto de molestias ocasionadas por la mala ventilación, la descompensación térmica, las cargas electromagnéticas y las partículas y vapores de origen químico en suspensión que circulan por el edificio en el que vivimos o trabajamos”.

La Torre Agbar. (EFE). Barcelona. En 2007 se detectaron más de 40 casos en más de una planta, por lo que se tomaron medidas para aumentar la humedad del ambiente.

Se podría traducir en dolor de cabeza, sequedad de garganta, ojos llorosos, irritados, nariz taponada, piel seca y hasta náuseas. Pero son síntomas que desaparecen al abandonar el edificio.

Para que se considere SEE al menos el 20% de ocupantes deben estar afectados.

¿Cuáles son los causantes de todos éstos síntomas?


El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (I.N.S.H.T) determinó los siguientes factores de riesgo:

Contaminantes biológicos: como bacterias, virus, hongos, ácaros, etc. producen enfermedades infecciosas y alergias.

Olores: Gases y vapores que causan molestias y estrés. El humo del tabaco. Los materiales de construcción, materiales de limpieza, fotocopiadoras, etc.

Iones: La ausencia de iones negativos (producida por contaminación) produce malestar general, cansancio, dolor de cabeza, irritabilidad, insomnio.

Iluminación: La baja iluminación o los deslumbramientos causan estrés visual, irritación de ojos y dolores de cabeza.

Ruido: Reduce la concentración, aumenta el estrés y produce dolor de cabeza y fatiga. Los ruidos de baja frecuencia, los tonos puros y los ruidos discontinuos no periódicos causan molestias. Las vibraciones de baja frecuencia de las máquinas de un edificio también pueden causar irritabilidad.

Ambiente térmico: Sequedad del ambiente, baja humedad, temperatura radiante media y velocidad del aire.

Ventilación: La falta de ventilación o la climatización mal calculada.

Factores psicosociales: El estrés, el cansancio, el ritmo alto de trabajo, o el malestar con compañeros, entre otros también son un factor.

© Jordi Miralles Edificio Gas Natural de Barcelona: En 2007 se detectaron 150 casos y se han tomado medidas para aumentar la humedad, mejorar tomas de tierra y neutralizar los campos eléctricos.

¿Qué opciones hay para cambiar esto?

  • Realizar limpiezas periódicas de los conductos de ventilación para mantener unas buenas condiciones higiénicas, además de utilizar sistemas de ventilación adecuados.
  • Temperatura entre los 22 y los 24 grados.
  • Protección de las tomas de aire exteriores.
  • La humedad entre el 40% y el 50%.
  • Un buen ambiente de trabajo.
  • Iluminación adecuada.
  • Eliminación de los ruidos y vibraciones en la medida de lo posible.
  • Sustitución de muebles metálicos o utilización de tomas de tierra o plantas para controlar la electricidad estática.
  • Control en la utilización de los productos químicos utilizados para la limpieza u otros materiales de trabajo como las impresoras.
  • Instalación de aparatos ionizadores o lámparas de cristal de sal.
Sede de Telefónica / EP Edificio de Telefónica en Madrid: Se detectaron 20 casos, y se tomaron medidas para la electricidad estática (cambiaron muebles y colocaron plantas), aumentaron la humedad y colocaron tomas de tierra.

Si te sientes mal en el espacio de trabajo o en tu casa, consulta a un profesional y cambia algunas cosas, puede que tu entorno te esté dañando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *