Diseños silenciosos

Como cada último miércoles del mes de abril desde 1996 se conmemora el Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido. Su propósito es concienciar acerca de la contaminación acústica y cómo reducirla, es decir, del cuidado del ambiente acústico.

El ruido es un sonido no deseado que afecta de forma directa a nuestra calidad de vida, y por ello hoy os queremos hablar de diferentes formas de proteger nuestros espacios de este tipo de contaminación invisible pero muy dañina.

Paneles fonoabsorbentes

También llamados acústicos están creados a partir de materiales porosos, blandos y ligeros que absorben el ruido, reduciendo la reverberación y el eco, creando una acústica uniforme. No hay que confundirlos con el aislamiento acústico, ya que estos se realiza con materiales más consistentes y en obra.

Imágenes de Pinterest.

No suponen un alto coste y su aplicación al espacio puede ser muy variada ya que pueden ubicarse en techos, paredes, como divisores interiores, cabeceros, etc. Además, gracias a su variedad de diseños y colores pueden convertirse en el protagonista de la estancia, atrayendo todas las miradas.

Evita el ruido de forma sostenible

La sostenibilidad no está reñida con el diseño y por eso cada vez es más fácil encontrar soluciones ecofriendly que aporten carácter a los espacios. Y los paneles fonoabsorbentes no iban a ser una excepción, pudiéndolos encontrar en múltiples materiales y formatos:

Madera:

Utilizada de muchas formas. Una de las más conocidas es la fibra de madera, obtenida de los desechos de aserraderos o industrias madereras. La celulosa del papel reciclado, la madera con certificación FSC y el corcho son otros de los materiales utilizados para crear paneles fonoabsorbentes.

Imagen de Pinterest. Techo de paneles fonoabsorbentes.

Plástico:

El PET, infinitamente reciclable, es el protagonista de esta categoría. Es irrompible, ligero, impermeable, moldeable y económico, y la empresa malagueña Aistec ha sabido sacarle partido creando ECOpanel, a los que añaden un acabado textil con fibra de poliéster en multitud de formas y colores.

https://aistec.com/baffle/

Textil:

Andrea Ruggiero junto con la empresa sueca Offecct han creado Soundsticks, unos separadores de espacios disponibles en multitud de tonalidades y basados en la forma de los tubos para los envíos por correo. Están compuestos en su interior por restos de textiles triturados y PET derivado de las botellas de agua para su parte exterior y pueden volver a reciclarse.

https://www.offecct.com/product/soundsticks-radius/


Orgánicos:

El estudio de diseño Aotta (Rusia) ha llevado a cabo varios proyectos de paneles fonoabsorbentes con bio-materiales, utilizando cáscaras de cáñamo o las agujas de las coníferas. Ambos diseños son biodegradables y regulan tanto la humedad como la temperatura, están disponibles en colores tierra inspirados en la naturaleza.

Hibrídos:

La empresa sueca Baux ha desarrollado unas baldosas que absorben el sonido y reducen el consumo de energía. Hechas con fibra de madera, cemento y agua, y disponibles en seis formas geométricas y dos tamaños diferentes, pudiendo elegir entre cinco colores basados en la naturaleza.

https://www.archiproducts.com/en/news/form-us-with-love-designs-an-evocative-nordic-landscape_43931

Como ves hay muchas opciones y muy diferentes, pudiendo incluso llegar a personalizarlas. Y tú, ¿te atreves a crear espacios con carácter y mejorar tu calidad de vida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.